Ventajas de la copa menstrual

Cada vez más mujeres están comenzando a utilizar la copa menstrual, gracias a su comodidad y por motivos higiénicos, de salud o medioambientales.

Y, ¿tú? ¿Quieres empezar a utilizar la copa menstrual, pero primero te gustaría conocer todos sus beneficios? ¡Sigue leyendo! En Dr. Bline te contamos todos lo que debes saber al respecto.

¿Qué es una copa menstrual?

Las copas menstruales no son un invento actual, sino que datan de 1930, pero han sido relegadas durante muchos años en favor de otros métodos como tampones y compresas, hasta hoy, cuando muchas mujeres han descubierto las ventajas que aportan.

La copa menstrual es un dispositivo hecho de silicona o plástico de grado médico, con forma de campana o de disco, que se introduce en el interior de la vagina durante la menstruación, adaptándose a las paredes vaginales, independientemente del movimiento que se realice, y recogiendo todo el flujo del periodo.

Este método alternativo es indoloro y muy seguro, ya que recoge la sangre que desprende el útero sin ocasionar manchas en la ropa.

La copa menstrual la puede utilizar cualquier mujer, sin importar la edad que tenga, incluso en los días en los que el flujo es más abundante.

Eso sí, debes encontrar tu copa menstrual ideal, es decir, aquella que mejor se adapte a ti. El tamaño de la copa dependerá de la cantidad de flujo durante la menstruación y también de la anatomía de cada mujer.

Puedes echar un vistazo a más consejos en este vídeo ⬇

Ventajas de la copa menstrual

La copa menstrual cuenta con numerosas ventajas que no te dejarán indiferente. A continuación, enumeramos las más importantes:

  • Proporciona una comodidad de hasta 12 horas seguidas de protección sin producir fugas. Tiene la capacidad suficiente como para recoger todo el flujo menstrual, así que son perfectas si estás fuera de casa todo el día, si estás de viaje o incluso durante la noche, ya que aguanta sin manchar nada. Una vez que pase ese tiempo, se puede vaciar y volver a colocar.
  • No provoca alergias ni irritaciones, ya que está fabricada en silicona de grado médico hipoalergénico sin látex.
  • Es muy suave y flexible, por lo que no araña ni reseca las paredes vaginales ni la flora intestinal porque no absorbe la sangre, si no que la recoge. Esto es fundamental para mantener la humedad de la mucosa vaginal y proteger frente a infecciones. Además, al no absorber la mucosidad vaginal ni resecar la vagina, la flora vaginal no se altera y se mantiene estable.
  • Se puede utilizar durante todo el ciclo, tanto de día como de noche. No importa si el flujo es abundante o escaso.
  • Reduce las fugas y los olores porque se sella a las paredes vaginales, por lo que la puedes utilizar sin problema cuando practiques cualquier deporte.
  • Con un mantenimiento adecuado su tiempo de vida puede prolongarse hasta los 10 años, aunque siempre debes asegurarte de ello leyendo las indicaciones de cada fabricante. No obstante, si observas que tu copa se ha deteriorado, tiene algún rasguño o se ha dañado, es necesario cambiarla.
  • La copa menstrual se amortiza en poco tiempo, por tanto, es mucho más rentable económicamente que compresas, salvaslips y/o tampones.
  • Es muy fácil de limpiar. Tras vaciar su contenido se debe lavar con agua y jabón después de cada extracción. También se aconseja hervirla durante 5 minutos antes y después de cada ciclo menstrual para esterilizarla. Como se puede llevar hasta 12 horas seguidas es muy probable que no necesites limpiarla si estás fuera de casa, pero si sucede y no tienes un lavabo a mano, puedes lavarla en ese momento con un poco de agua que lleves en una botella o con toallitas higiénicas hipoalergénicas.
  • Es ecológica y respetuosa con el medio ambiente, ya que reduce el desperdicio, eliminando las compresas y tampones.
  • Por último, previene problemas causados por el uso de compresas, como la candidiasis o la cistitis.

Modo de empleo de una copa menstrual

En primer lugar, debes saber que la copa menstrual se coloca en el interior de la vagina, un poco más abajo que un tampón, a la entrada de la vagina.

Además, toma nota de los siguientes consejos:

  • Insértala doblada (en forma de V o de C, o enrollada como un tampón). Cuando esté dentro, recuperará su forma natural y se adaptará a tú anatomía
  • Cada vez que extraigas la copa, vacíala y, como hemos comentado anteriormente, enjuágala con agua y jabón.
  • Cuando finalice la menstruación, esterilízala con agua hirviendo o utilizando algún método como el que se usa para los biberones infantiles para eliminar todas las bacterias que haya podido adquirir al manipularla.
  • Guárdala en una bolsa de algodón, pero nunca en envases herméticos o de cristal. También es aconsejable dejarla en un lugar fresco, que no esté expuesto al sol, para que conserve su color y propiedades intactas.

¿Aún no has visitado Dr. Bline?

Disponemos de los mejores tratamientos facialescorporales y antiedad personalizados. 

Solicita una cita para que nuestro equipo de profesionales en medicina estética te asesore acerca del tratamiento que mejor se ajuste a tus necesidades.

Comments are closed.