Saltar al contenido

Cuidados de la Piel tras el Embarazo y Parto

    Cuidados de la Piel tras el Embarazo y Parto

    Después del parto, la piel necesita unos cuidados especiales, ya que los cambios hormonales que ha sufrido el cuerpo y el cansancio acumulado en la recta final del embarazo acaban pasando factura a la piel, por eso es importante mimarla en esta nueva etapa de tu vida.

    A continuación, te damos unos consejos para que sepas cómo cuidar y mantener tu piel sana, tras el embarazo y el parto.

    Cuida tu piel después del parto

    Tu piel es el principal nexo de conexión con tu bebé, por eso mantener una piel cuidada también le aportará beneficios a tu pequeño. Estos son los tratamientos que te aconsejamos en la etapa del postparto:

    Exfolia tu piel

    Tras el embarazo, es el momento ideal para la piel, ya que el cuerpo necesita liberarse de las células muertas e impurezas acumuladas en la superficie de la dermis. No obstante, se debe realizar una exfoliación suave con productos adecuados que no la dañen porque aún la piel se encuentra sensible.

    Tu piel quedará lisa y renovada, además estará preparada para que los productos que te apliques después penetren mejor y sean más efectivos.

    Hidrata bien la piel

    Después de la exfoliación, tu piel estará lista para una buena hidratación, un paso esencial que se debe realizar cada día, especialmente tras el parto.

    Los aceites vegetales, como el aceite de Argán, de almendras dulces o de aguacate, son una buena opción para hidratar tu piel a fondo, gracias a sus propiedades antioxidantes y regeneradoras, así como su alto contenido en Vitamina E, que contribuirán a tratar las estrías. También los aceites de rosa mosqueta, centella asiática y jojoba, previamente diluidos, te vendrán estupendamente.

    Si prefieres aplicarte cremas, elige la de karité para hidratar bien, ya que fija el agua a las células que forman la piel.

    En caso de que tu piel esté muy reseca, puedes optar por una crema nutritiva específica para pieles secas.

    Reduce las estrías

    Las estrías se forman al dilatarse la piel y al volver a recuperar su forma inicial. Si se tratan a tiempo pueden reducirse considerablemente.

    Por un lado, se pueden aplicar aceites, como semillas de sésamo, que contiene vitamina K con efectos cicatrizantes al estimular la producción de colágeno, y geles de aloe vera para tratar al mismo tiempo las estrías de la barriga y la cicatriz, si el parto fue por cesárea.

    Ser constante también es fundamental en el tratamiento antiestrías. Debes aplicarlo dos veces al día, por la mañana y por la noche, con movimientos circulares en la zona de los glúteos y piernas, abdomen y parte baja de la espalda.

    Por otra parte, puedes optar por tratamientos médico-estéticos, como los siguientes:

    • Mesoterapia corporal

    Es ideal para reducir el volumen del abdomen y eliminar los líquidos acumulados durante el embarazo.

    En el caso de las estrías, se realizan inyecciones con vitaminas y ácido hialurónico que permiten revitalizar la piel.

    Sus resultados son efectivos desde la primera sesión. Para completar el tratamiento suelen ser necesarias entre seis y diez sesiones. Si quieres obtener unos mejores resultados tras las infiltraciones, es aconsejable combinarlo con cavitación, vacumterapia y/o masaje drenante.

    • Masajes reductivos

    Los masajes después del parto pueden ayudan a recobrar el tono de los músculos abdominales y mejorar la circulación de los miembros inferiores, así como el aspecto de las estrías.

    Mima tu rostro

    El cutis de tu rostro también puede verse afectado tras el embarazo, debido a los cambios hormonales.

    A pesar de que tras el parto el acné suele desaparecer, trata de mantener una adecuada limpieza facial:

    • Realiza una limpieza de tu rostro cada mañana.
    • Utiliza productos adecuados para tu tipo de piel.
    • Aplícate sérum y crema hidratante
    • Usa crema solar.
    • Exfóliate la cara una o dos veces por semana. 

    Si te han salido manchas en la cara durante el embarazo, se irán atenuando poco a poco y a exfoliación contribuirá a que desaparezcan.

    Sigue una buena alimentación

    Para evitar que tu piel se reseque y esté sin luminosidad, la alimentación y el agua juegan un papel clave, ya que la piel necesita también nutrirse por dentro.

    Por tanto, tras el parto, incrementa la ingesta de agua y consumo de frutas y verduras, especialmente alimentos antioxidantes, ricos en vitaminas y minerales que contribuyan a la producción de colágeno. Asimismo, incluye cereales en tu dieta, así como Omega-3.

    Si deseas más información sobre algún tratamiento para el postpartocontacta con nosotros sin ningún compromiso.

    En el Centro Médico Estético Dr. Bline en Madrid contamos con la aparatología más moderna para que todos nuestros tratamientos se realicen de la forma más eficaz posible.

    WhatsApp WhatsApp