Tratamientos estéticos para después del parto

Durante el embarazo y el parto, el cuerpo de una mujer sufre muchos cambios físicos y hormonales que puede conllevar la pérdida de firmeza en la pared abdominal, estiramiento de la piel del pecho y el torso, aparición de varices y estrías, presencia de cúmulos de grasa…

Sin embargo, con dieta, deporte y una serie de tratamientos de medicina estética indicados para después del parto se podrá recuperar la figura. En este post te contamos más sobre este tema. ➡ ¡Continúa leyendo!

¿Cuándo puedes realizarte un tratamiento estético después del parto?

Por lo general, para iniciar cualquier tratamiento estético se aconseja esperar unas ocho semanas (dos meses) tras un parto natural. En cambio, si el bebé ha nacido por cesárea lo recomendable es esperar entre tres o cuatro meses.

El motivo de esta espera es que la mujer debe estar completamente recuperada para poder empezar con un tratamiento estético. Además, este tiempo también sirve para comprobar hasta dónde llega el cuerpo de recuperarse por sí mismo, con la ayuda de dieta y ejercicio.

Es conveniente señalar que los pechos solo deben tratarse cuando la madre finalice la lactancia y la cirugía siempre será la última opción.

Tratamientos médico-estéticos postparto

A continuación, te detallamos cuáles son los tratamientos médico-estéticos más recomendados para recuperar la figura después del parto:

Mesoterapia corporal

La mesoterapia corporal es ideal porque ayuda a reducir el volumen del abdomen y eliminar los líquidos acumulados durante el embarazo.

Este tratamiento se realiza infiltrando productos lipolíticos por vía intradérmica en las zonas más afectadas para disolver la grasa y mejorar la circulación. En el caso de las estrías, se realizan inyecciones con vitaminas y ácido hialurónico que permiten revitalizar la piel.

Sus resultados son efectivos desde la primera sesión. Para completar el tratamiento suelen ser necesarias entre seis y diez sesiones. Si quieres obtener unos mejores resultados tras las infiltraciones, es aconsejable combinarlo con cavitación, vacumterapia y/o masaje drenante.

Carboxiterapia

La técnica de la carboxiterapia consiste en la inyección subcutánea de dióxido de carbono.

La principal acción del dióxido de carbono introducido es la de mejorar la circulación sanguínea de la zona. Esto hace que los tejidos se oxigenen también y, por tanto, que se revitalicen. De esta manera, se estimulan igualmente a las células de la piel para la creación de más colágeno. Asimismo, también ayudará a drenar con más efectividad las toxinas acumuladas, por lo que la apariencia de la piel mejorará en general.

Los resultados son rápidos y visibles en poco tiempo.

Presoterapia

La presoterapia consigue un drenaje linfático, a través del cual se eliminan toxinas, grasas acumuladas y hace frente a la celulitis, evitando la retención de líquidos.

Es una terapia basada en la realización de presiones y descompresiones en diferentes puntos del cuerpo mediante una especie de funda-pantalón que cubre desde el tobillo hasta el vientre. Muy recomendable para la retención de líquidos, problemas de retorno venoso y celulitis.

Radiofrecuencia

Una vez que se ha logrado reducir el volumen de grasa se puede continuar con el tratamiento de radiofrecuencia para reafirmar la piel flácida del abdomen.

La radiofrecuencia es otro de los tratamientos más adecuados después de un embarazo para recuperar la elasticidad de la piel perdida durante esta etapa y, sobre todo, para corregir la flacidez del abdomen que se ha generado después del parto.

Es una técnica indolora que consiste en la aplicación de ondas electromagnéticas de alta frecuencia sobre la piel para provocar un calentamiento controlado de las capas de la dermis. Así se estimula la producción de colágeno y se activa la circulación de la dermis. Mejora el metabolismo de esta capa aumentando su grosor y la firmeza de la piel, al tiempo que reduce la grasa.

Serán necesarias entre cuatro y seis sesiones y los efectos empezarán a notarse a partir del primer mes de tratamiento.

Cavitación

La cavitación es otro de los tratamientos que favorece la eliminación de la grasa localizada en determinadas áreas del cuerpo. Algunas de las más afectadas por los embarazos son el abdomen y las caderas y con este tratamiento, sin la necesidad de una intervención quirúrgica, podrás eliminar esa grasa de forma muy duradera.

Los ultrasonidos de muy baja frecuencia de la cavitación generan pequeñas burbujas en las células de grasa que implosionan, provocando la rotura de estas células que se convierten en líquido. Por último, este líquido es expulsado mediante la orina y el sistema linfático.

Los resultados son visibles desde las primeras sesiones, pudiendo llegar a perder hasta doce centímetros de contorno corporal.

LPG

La endermología, también conocida como LPG es una alternativa a la liposucción, ya que este tratamiento no quirúrgico también promueve el drenaje linfático y activa la circulación.

Gracias a la combinación de movimientos de sus rodillos, la tecnología de LPG ofrece una mayor seguridad, evitando la aparición de roturas capilares y hematomas.

Es un tratamiento que puede aplicarse en muslos, espalda, glúteos, caderas, abdomen, brazos y tobillos. La retención de líquidos disminuye, se elimina la celulitis localizada y se consigue una remodelación corporal.

Se recomiendan entre cinco y seis sesiones, una a la semana, de una hora de duración.

Eliminación de varices con láser

La aparición de varices durante el embarazo, especialmente en las últimas semanas de gestación, es un problema habitual causado por la dificultad que tiene la sangre para circular.

Para tratar las pequeñas arañas vasculares se utiliza la esclerosis con espuma o un dispositivo láser que envía la energía sobre la piel de las varices superficiales, produciendo el calentamiento y cierre de las mismas. Después del tratamiento, la vena es reabsorbida y desaparece.

Masajes reductivos

Los masajes después del parto pueden ayudan a recobrar el tono de los músculos abdominales y mejorar la circulación de los miembros inferiores, así como el aspecto de las estrías.

Se realizan en zonas donde exista un mayor cúmulo de grasa, como caderas, espalda, cintura, abdomen y piernas.

Los tratamientos médico-estéticos postparto completos pueden prolongarse entre cuatro y seis meses. Si deseas más información sobre el tratamiento más recomendado para ti pide una cita o contacta con nosotros sin ningún compromiso.

En el Centro Médico Estético Dr. Bline en Madrid contamos con la aparatología más moderna para que todos nuestros tratamientos se realicen de la forma más eficaz posible.

Comments are closed.