Cavitación, Radiofrecuencia y Vacumterapia

La cavitación, radiofrecuencia y vacumterapia son otros de los tratamientos con aparatología de estética avanzada más utilizados para combatir la celulitis y eliminar la grasa localizada de las zonas más rebeldes del cuerpo, así como tonificar la piel.

Al contrario que la liposucción, los procedimientos no son invasivos ni dolorosos, no requieren anestesia, son seguro, muy efectivos y puedes continuar con tu actividad normal una vez terminado el tratamiento.

Para obtener los resultados deseados la forma de realizar este tratamiento es aplicar en primer lugar la cavitación para que las células grasas se descompongan y, a continuación, la radiofrecuencia y vacumterapia para dar firmeza a la piel.

Descubre más sobre la aplicación de cada una de estas técnicas en el post esta semana.

¿En qué consiste la Cavitación?

La cavitación es una técnica no quirúrgica para eliminar la grasa localizada mediante el uso de una tecnología de ultrasonidos de baja frecuencia.

Además de disolver la grasa, este tratamiento también sirve para mejorar la circulación, eliminar toxinas y promover la formación de colágeno, y, por tanto, aumentar la elasticidad en los tejidos y músculos. Se puede aplicar en cualquier tipo de piel.

La cavitación funciona a través de unos dispositivos que, cuando se desplazan sobre la zona afectada de la piel, generan ondas de ultrasonido que producen pequeñas burbujas en las células de grasa que implosionan, provocando la rotura de estas células que se convierten en líquido. El cuerpo elimina este líquido de forma natural a través del sistema linfático, venoso y finalmente es filtrado por el riñón y el hígado.

Reduce el volumen corporal, eliminando la celulitis y los depósitos de grasa localizada en abdomen, caderas, muslos, rodillas, brazos, pantorrillas y espalda.

Cada sesión dura de 30 a 50 minutos y los resultados son visibles desde el principio, pudiendo llegar a perder hasta doce centímetros de contorno corporal, siempre y cuando el paciente siga los protocolos diseñados para cada caso en particular. Los resultados pueden llegar a ser permanentes.

Para aportar una mayor precisión y favorecer el resultado deseado, la cavitación se complementará con el tratamiento de radiofrecuencia.

¿Qué es la Radiofrecuencia?

Al aplicar una cavitación combinada con un tratamiento de radiofrecuencia, la grasa corporal se elimina al igual que las toxinas, la celulitis se reduce, el colágeno de la piel aumenta y se consigue una mejora apreciable en la textura de la piel.

La radiofrecuencia consiste en aplicar unas ondas electromagnéticas, las cuales producen una reacción térmica en el organismo, generando un aumento de la producción de colágeno, una estimulación de la circulación sanguínea y drenaje linfático, así como una renovación celular.

Como resultado se reduce la grasa y flacidez y se realza el contorno del cuerpo.

En nuestra clínica de Dr.Bline te ofrecemos este tratamiento de radiofrecuencia con Thermage FLX, una tecnología mucho más rápida y potente, que aporta un mayor confort al paciente. Somos de los pocos centros médico-estéticos en Madrid que ofrecemos esta aparatología.

Thermage FLX se puede aplicar en el contorno de los ojos, el rostro, el cuello, los párpados, los glúteos, el abdomen, las piernas y los brazos. También se puede utilizar para tratar la celulitis, alisando los molestos hoyuelos de la piel e incluso tonificar.

Sus resultados se pueden percibir desde la primera sesión, notando una gran diferencia en cuanto a la piel flácida y las primeras arrugas o imperfecciones que te hayan aparecido

Es recomendable, que antes y después de realizar el tratamiento de cavitación con radiofrecuencia, se beba al menos un litro y medio de agua y se consuma una dieta baja en carbohidratos y grasas con el objetivo de lograr resultados más efectivos.

La vacumterapia, el complemento perfecto

Por último, como complemento de la cavitación y radiofrecuencia se aplica la vacumterapia.

Esta técnica es capaz de reducir volumen, reafirmar la piel y eliminar la grasa localizada, todo en la misma sesión. Es uno de los tratamientos más efectivos para moldear la figura.

La vacumterapia consiste en la extracción de los adipocitos del tejido para mejorar el flujo en la hipodermis, dermis y epidermis. Actúa masajeando el área desde dentro hacia fuera, ejerciendo una succión y facilitando el drenaje del líquido que se encuentra retenido en las células.

La superficie de la piel también se ve beneficiada, ya que, al producirse un drenaje de toxinas, a través del sudor, también se produce un efecto exfoliante, con lo que se combaten obstrucciones en los poros y folículos sebáceos. Por tanto, mejora el acné, las manchas en la piel e incluso los signos de envejecimiento.

Esta técnica se aplica como complemento siempre y cuando el paciente no presente un problema importante de flacidez, ya que a través de la succión se podría se agravar. En ese caso se sustituiría la vacumterapia por el drenaje linfático manual.

Todos estos tratamientos suelen durar entre media hora y una hora aproximadamente. Como hemos comentado, no son incómodos ni dolorosos, pudiendo llegar a ser hasta relajantes para algunas personas.

Las sesiones se realizan una o dos veces por semana, dejando pasar dos días entre sesión y sesión. Los resultados son inmediatos.

En el Centro Médico Estético Dr. Bline en Madrid disponemos de los mejores tratamientos facialescorporales y antiedad personalizados. 

Solicita una cita para que nuestro equipo de profesionales en medicina estética te asesore acerca del tratamiento que mejor se ajuste a tus necesidades. ¡Te esperamos!

Comments are closed.