Importancia de la limpieza facial

Llegas a casa cansada después de una larga jornada y lo que menos te apetece es desmaquillarte antes de irte a dormir… Te ha pasado alguna vez, ¿verdad? Sin embargo, no desmaquillarse es perjudicial para la piel y acabará pasando factura a tu rostro, por eso en este post te contamos por qué es tan importante desmaquillarse antes de acostarse. Además, te damos algunos consejos para realizarte una limpieza facial diaria completa.

¿Por qué debemos desmaquillarnos antes de dormir?

Por la noche se produce la regeneración de las células faciales, por lo que, al dejar el maquillaje en tu cara, se crea una barrera que impide esta regeneración de los tejidos y un taponamiento de los poros.

Hace un tiempo, una redactora del diario británico Daily Mail realizó un experimento y estuvo un mes sin desmaquillarse por la noche, aplicándose crema y volviéndose a maquillar a la mañana siguiente. Según afirmaron los expertos que evaluaron su caso, tras ese mes su piel había envejecido 10 años.

Por tanto, acostumbrarse a desmaquillarse antes de dormir es un hábito sencillo y básico de higiene facial, ya que, si no se producirá un envejecimiento prematuro de la piel, el rostro perderá luminosidad y aparecerán arrugas.

Consecuencias de no desmaquillarse

Aunque no lo creas, estas serán algunas de las consecuencias que sufrirá tu piel si no te desmaquillas:

  • Aparición de acné, puntos negros e imperfecciones al obstruirse los poros.
  • Irritación en los ojos debido a restos de cosméticos que se cuelan en el interior del ojo, pudiendo producir conjuntivitis u otros problemas oculares más graves. Además, las pestañas se pueden debilitar y los párpados resecarse.
  • Labios agrietados, si no se eliminan los restos del pintalabios.
  • Aparición de dermatitis o alergias.

En definitiva, tu piel perderá luminosidad e hidratación al no eliminar todos los residuos de la piel. Pero, ¿qué puedes hacer para lograr una adecuada higiene facial diaria, aparte de desmaquillarte todas las noches?

Consejos para una higiene facial completa

A continuación, te contamos qué hábitos de higiene facial debes incorporar en tu rutina diaria:

Realiza una limpieza de tu rostro cada mañana

La grasa, el maquillaje o la polución impiden que nuestra piel pueda respirar.  Por este motivo te recomendamos que, por la mañana al levantarte, realices un lavado con limpiadores faciales para eliminar todas las impurezas.

Para ello, primero humedece tu cara con agua templada. A continuación, aplica una pequeña cantidad de limpiador, extendiéndolo con movimientos circulares desde el centro hacia fuera e incidiendo en la frente, nariz y barbilla. Por último, aclara con abundante agua y seca con una toalla suavemente para no enrojecer la piel. 

La limpieza facial de la mañana debe ser más superficial que la de la noche para eliminar las impurezas y los restos del sérum nocturno.

Utiliza productos adecuados para tu tipo de piel 

La elección del limpiador es muy importante, ya que no debe ser demasiado agresivo para no eliminar los aceites naturales ni las células sanas de la piel, ni demasiado suave para evitar la irritación al frotar muchas veces. 

También debemos tener en cuenta nuestro tipo de piel, ya que no se utilizan los mismos productos para pieles normales que para pieles grasas o con acné.

Para las pieles normales están recomendadas las leches limpiadoras y el agua micelar, mientras que, para las pieles grasas, los geles con textura jabonosa para eliminar y prevenir la aparición de puntos negros.

Aplícate sérum y crema hidratante

El sérum es un concentrado cosmético con activos más potentes que los de una crema hidratante. Corrige los signos visibles de la edad y reafirma la piel. Aplícalo justo después de cada limpieza facial y antes de la crema hidratante. Lo ideal sería día y noche, pero si prefieres usarlo solo una vez, mejor por la noche, momento en el que las células se regeneran, como ya hemos comentado.

Usa crema solar

Utiliza durante todo el año fotoprotectores para frenar el envejecimiento del cutis y evitar la aparición de manchas y arrugas. En primavera y verano puedes aplicarte un factor entre el 30 y 50 y para el resto del año, entre el 15 y el 20.

Aplícate la crema solar después de la crema hidratante y antes del maquillaje.

Exfóliate la cara una o dos veces por semana 

Además del lavado diario, debes completar tu rutina de higiene facial realizando una exfoliación una o dos veces a la semana, dependiendo del tipo de piel, para eliminar las células muertas. 

Al finalizar la exfoliación, aplícate una mascarilla para hidratar la piel. 

En el Centro Médico Estético Dr. Bline disponemos de tratamientos faciales y corporales personalizados. Solicita una cita y analizaremos tu caso. Nuestros profesionales te ayudarán a mantener una piel hidratada, luminosa y libre de impurezas mediante los mejores productos que tenemos disponibles en nuestra tienda.

Comments are closed.