Errores comunes que envejecen la piel

    Errores comunes que envejecen la piel

    La piel es uno de los órganos más importantes que tenemos, por lo que debemos cuidarla para retrasar al máximo su envejecimiento.

    En muchas ocasiones, por desconocimiento, cometemos errores que la dañan sin percatarnos de ello. Por eso, en este post te contamos cuáles son los errores más comunes que aceleran el envejecimiento de la piel para que los tengas en cuenta a la hora de realizar tu rutina de cuidado diaria.

    Errores frecuentes que debes evitar para proteger tu piel

    Las cremas y los tratamientos antiedad, sin duda alguna, ayudan a retrasar el envejecimiento de la piel y a mantener un aspecto joven. No obstante, existen otros muchos factores que pueden ser dañinos para el cutis y que debes conocer, como los que te presentamos a continuación:

    No hidratar la piel

    Cuando a la piel le falta hidratación se reseca y se vuelve tirante, lo cual contribuye al envejecimiento. Por tanto, es fundamental que mantengas tu piel bien hidratada con cremas y cosméticos específicos y bebas, al menos, 2 litros de agua diarios, ya que el agua aporta hidratación, reduce las líneas de expresión y las arrugas, y ayuda al organismo a liberar toxinas.

    Por otra parte, comenzar a cuidar la piel justo cuando aparecen los primeros signos de la edad es una equivocación, puesto que no hidratar ni realizar limpiezas faciales desde la juventud provoca que las arrugas aparezcan antes.

    Tampoco es una buena idea usar la misma crema para todas las zonas del cuerpo porque cada una de ellas cuenta con unas características y necesidades diferentes. Por ejemplo, no es lo mismo la piel del rostro que la del contorno de ojos o la del cuerpo.

    Utilizar un jabón inadecuado

    Usar un jabón demasiado ácido puede provocar de irritaciones, manchas y líneas de expresión. Lo más aconsejable es optar por un jabón con un pH parecido al de tu piel y si tienes dudas, utilizar uno que sea apto para pieles sensibles, ya que son menos agresivos.

    No aplicarte protector solar

    El sol es la principal causa de fotoenvejecimiento de la piel y cáncer cutáneo. Los rayos UVA originan la rotura del tejido conectivo de la piel y aumentan la melanina, provocando manchas.

    Por este motivo, es necesario aplicarse protector solar siempre antes de salir de casa, aunque el día esté nublado, para mantener la piel sana. Es aconsejable aplicar un protector solar de, al menos, 30 FPS después del maquillaje.

    Dormir con el maquillaje

    Antes de dormir debes retirarte el maquillaje, ya que no desmaquillarse es un factor que acelera el envejecimiento de la piel, impidiendo que respire, favoreciendo la aparición de puntos negros y afectando a la producción de colágeno y elastina.

    Aunque un día no te maquilles también debes lavarte la cara y realizar una limpieza facial completa antes de acostarte para minimizar el impacto de la grasa o a la polución.

    Para esta limpieza diaria es preferible utilizar tónicos, agua micelar o productos específicos, en vez de toallitas desmaquillantes que podrían irritar la piel a largo plazo.

    Descansar poco

    El estrés y la falta de sueño repercuten en la piel y hacen que se reseque y pierda su luminosidad. Por tanto, dormir ocho horas diarias ayuda a mantener una adecuada hidratación de la piel.

    El tabaco y el alcohol

    Fumar acelera la aparición de arrugas en el rostro y cuerpo, y daña el colágeno y la elastina que aportan elasticidad a la piel.

    Por su parte, el abuso del alcohol al provocar daños en el hígado, ocasiona sequedad en la piel.

    Llevar una mala alimentación

    El consumo elevado de azúcares tiene un efecto devastador sobre el colágeno de la piel.  Esta proteína es clave para mantener la elasticidad, por lo que si se pierde aparecerán arrugas antes de tiempo.

    De ahí la importancia de seguir una dieta sana y equilibrada que incluya alimentos que beneficien a la piel y la protejan como la fruta, el salmón, los frutos secos o el pimiento rojo.

    No practicar ejercicio físico

    El deporte contribuye a mejorar la circulación de la sangre, oxigenando los tejidos y reduciendo el envejecimiento de la piel.

    El nivel recomendado de actividad física es de 30 minutos de ejercicio moderado durante al menos cinco días a la semana.

    En el Centro Médico-Estético Dr. Bline en Madrid disponemos de los mejores tratamientos faciales, corporales y antiedad personalizados. Solicita una cita para que nuestro equipo de profesionales en medicina estética te asesore acerca del tratamiento que mejor se ajuste a tus necesidades.