Diferencias entre la Medicina Estética y la Cosmética

    Diferencias entre la Medicina Estética y la Cosmética

    Desde hace siglos el ser humano busca parecerse en aspecto físico al concepto o canon de belleza de la época en la que vive. Para conseguir este resultado se han creado técnicas para el mantenimiento de la estética y la belleza, tanto femenina, como masculina.

    Si tú eres de las personas que desean mejorar su piel o aspecto, pero no te decides entre los cosméticos tradicionales o tratamiento de medicina estética, ¡este es tu post!

    ¿Qué es la medicina estética?

    La medicina estética es una práctica médica no quirúrgica que tiene por objetivo la restauración, mantenimiento y promoción de la estética, salud y bienestar de las personas.

    Se trata de tratamientos no invasivos, por lo que resultan prácticamente indoloros. No se debe confundir con la cirugía plástica, la cual, como su propio nombre indica, es invasiva y requiere pasar por un quirófano. Un ejemplo de cirugía plástica sería la reducción de pecho.

    Esta especialidad de la medicina debe ser realizada por un profesional sanitario, acreditado y cualificado.

    Tratamientos más demandados en Medicina Estética

    Algunos de los principales, y más populares, tratamientos de medicina estética son:

    • Tratamientos de acné y sus secuelas. El tratamiento es variado y depende de las circunstancias. Es importante el tratamiento para evitar las secuelas del acné, como marcas, manchas y pequeñas cicatrices en la piel.
    • Tratamientos de manchas solares. Son debidas a un crecimiento o aumento de actividad de las células que dan el color a la piel, por la acción del sol o por el propio envejecimiento de la piel. Antes del tratamiento, el médico debe hacer una exploración de estas para descartar alteraciones malignas y planificar el tratamiento más adecuado, como por ejemplo el Hydrafacial.
    • Tratamientos de alopecia. Existen diferentes tratamientos, con duración y eficacia diversa. La mayoría de ellos consisten en lociones y tratamientos tópicos. En los casos más graves se recurre a los implantes de pelo, que normalmente se realizan con pelo del propio paciente.
    • Tratamientos antienvejecimiento. A medida que la piel se va deteriorando en el tiempo, las arrugas van apareciendo. Se clasifican en dos grandes grupos:
      • Arrugas de expresión: las que se manifiestan con la mímica o expresión facial. Son las arrugas del entrecejo, de la frente, perioculares…
      • Arrugas gravitatorias: producidas por la pérdida de tensión y tersura de la piel, son principalmente las del tercio inferior de la cara.

    Con el tratamiento adecuado se puede retrasar la aparición de estas arrugas, o se pueden suavizar una vez han aparecido.

    • Tratamientos de celulitis, estrías y varices. Para la celulitis el tratamiento más frecuente es la mesoterapia asociada a técnicas como los ultrasonidos, la presoterapia, el masaje subdérmico, la radiofrecuencia, etc.

    Su tratamiento no es definitivo y requiere un mantenimiento habitual.

    Para las estrías se puede mejorar su aspecto a través de dermoabrasión, peelings, así como la mesoterapia.

    Por último, para las varices los tratamientos más eficaces son microflebetomía, la crioesclerosis, la fotoesclerosis o la esclerosis con láser y la radiofotoesclerosis, técnica que combina el láser y la radiofrecuencia.

    Los tratamientos eliminan las varices que ya han aparecido, pero no previenen las causas que las originan, por lo que es posible que aparezcan otras nuevas.

    • Tratamiento de cicatrices. Nunca desaparecen por completo, pero sí que se pueden atenuar. En caso contrario, el médico estético aplicará el tratamiento más adecuado al caso (infiltraciones intralesionales, láseres, etc.).

    ¿Qué es la cosmética?

    La cosmética es una disciplina derivada de las ciencias de la salud que consiste en la fabricación de productos que el cliente utilizará para tratar diferentes problemas estéticos. Pertenece al sector de la belleza y está dividida en varios sectores:

    • Cosmética facial: un ejemplo son las cremas para tratar el acné y sus secuelas o las cremas antienvejecimiento.
    • Cosmética corporal: se trata de cremas y lociones para tratar diferentes problemas de la piel no facial, como por ejemplo cremas para mejorar las cicatrices (rosa mosqueta).
    • Cosmética capilar: se trata de diferentes champús o acondicionadores fabricados para tratar diferentes problemas del usuario como la caspa o la caída del cabello.

    Diferencias entre medicina estética y productos cosméticos

    Las dos modalidades buscan conseguir el mismo objetivo para el problema del paciente, pero ¿se consiguen los mismos resultados? La respuesta es no.

    Los cosméticos no aportan los mismos beneficios a la piel que la medicina estética. Los cosméticos deben utilizarse como complemento de la medicina estética para mantener los resultados.

    Efectividad

     La efectividad de un tratamiento y otro no es la misma. En el caso de la medicina estética la efectividad en del 100%, mientras que en la cosmética desciende a un 50%.

    Atención profesional

    La medicina estética nos brinda la opinión y asesoramiento de un profesional de la salud para resolver un problema estético y garantizar resultados.

    Generalmente la cosmética implica una inversión de tiempo en conocer los productos y los tipos de piel a los que se dirigen los productos. Sin la valoración de un profesional puede que nunca encuentres el cosmético adecuado.

    Visibilidad de los resultados

    La medicina estética consigue una visibilidad de mejoría tras la primera sesión del paciente. En cambio, la cosmética consigue unos resultados menos eficientes en un periodo de tiempo más amplio que varía según el producto.

    Precio a largo plazo

    Según datos de la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética, los españoles usamos una media diaria de 7 a 8 productos cosméticos. El gasto medio al mes en cosméticos en España ronda los 150€, muy por encima del consumo europeo.

    Debemos de tener en cuenta que elegir la cosmética como tratamiento estético conlleva la elección y prueba y error de un producto. No siempre elegimos los productos adecuados para tratar el problema, o bien, no todos los productos funcionan de la manera que esperamos. Esto conlleva un mayor desembolso de dinero hasta encontrar un producto adecuado y su consiguiente compra cada vez que se agote el producto.

    La medicina estética supone una inversión de tiempo y dinero mucho menor.

    Infografía de elaboración propia. Dr.Bline

    Conclusiones

    Hay quien por principios y moral nunca se haría un tratamiento estético siguiendo la filosofía de que la piel refleja las experiencias de la vida. También hay quien quiere y necesita mejorar su aspecto físico por belleza o mejorar su salud y bienestar.

    Si perteneces a este segundo grupo y haciendo cuentas llegas a la conclusión de que estás invirtiendo mucho tiempo y dinero en cremas con las que no consigues los resultados que quieres a corto plazo, invierte tu tiempo en buscar un buen profesional. Como hemos mencionado, haciéndote un tratamiento estético lograrás resultados en menos tiempo y con menos inversión.

    Si decides dar el primer paso para hacerte un tratamiento de medicina estética, debes confiar en los profesionales. En Dr. Bline en Madrid contamos con el mejor equipo profesional de salud y estética para asesorarte y acompañarte en todo el proceso, además de recomendarte cosméticos de refuerzo que realmente funcionan para mantener tu tratamiento. Contacta con nosotros sin compromiso.