Cómo afectan los excesos de la Navidad a tu piel

    Cómo afectan los excesos de la Navidad a tu piel

    Los excesos de las comidas navideñas, junto al estrés que en ocasiones nos generan estas celebraciones, unido a un menor descanso y ejercicio físico pueden pasar factura a nuestra piel. Por eso, en el post de esta semana te contamos de qué manera afectan los excesos de Navidad a la piel y qué puedes hacer para evitarlo y protegerla.

    Los efectos de los excesos navideños en la piel

    Todos sabemos que las comilonas navideñas y los innumerables compromisos de estas fechas pueden afectar de forma negativa en nuestra salud y en nuestro peso, pero lo que es desconocido por la mayoría de nosotros es que los excesos de la Navidad también pueden verse reflejados en nuestra piel. Estos son los factores que influyen negativamente en la piel:

    Alimentación

    En navidades solemos comer más de lo habitual y esto puede provocar acné, enrojecimiento de las mejillas y tez cetrina o apagada.

    Asimismo, consumimos alimentos más calóricos y con mucho azúcar:

    • Las grasas trans, además de afectar al corazón y empeorar la circulación de la sangre, provoca una falta de oxígeno en las células cutáneas, lo que hace que la piel se debilite y se vuelva menos elástica.

    Por eso, conviene sustituir las comidas con grasas trans por otros con grasas monoinsaturadas o poliinsaturadas. Optar por el aceite de oliva en vez de por la mantequilla o evitar los alimentos procesados.

    • El azúcar de los dulces navideños produce picos de insulina muy altos que inflaman la piel y provocan un endurecimiento y deterioro de las fibras dérmicas. El exceso de azúcares aumenta la absorción de agua y puede producir mayor retención de líquidos, por eso nos sentimos con más hinchazón y celulitis.
    • La sal de los mariscos u otros alimentos puede hacer las bolsas de los ojos también sean más visibles en Navidad.

    Bebidas alcohólicas

    El alcohol deshidrata la piel, lo que acelera su envejecimiento y la aparición de arrugas, además de apagar la luminosidad de la piel (efecto cansancio en el rostro). Por otra parte, algunos problemas cutáneos, como la psoriasis, pueden empeorar con el alcohol,

    Por tanto, se recomienda sustituir las bebidas alcohólicas por agua, infusiones y frutas.

    Falta de sueño

    Los días festivos, además trasnochamos, lo que hace que, añadido a lo anterior, que haya más ojeras y bolsas, manchas y rojeces, flacidez, pérdida de luminosidad en el rostro…, ya que los procesos de reparación de la piel tienen lugar mientras se duerme, sobre todo en la primera fase del sueño.

    Cuando no se duerme lo necesario, el organismo eleva los niveles de cortisol, un desequilibrio que rompe el colágeno y la elastina de la piel. Por ello, es aconsejable dormir al menos 7-8 horas diarias.

    Consejos para proteger tu piel de los excesos navideños

    A continuación, te damos algunos consejos para que estas navidades cuides tu piel como se merece y evites que los excesos navideños le acaben pasando factura:

    • Bebe mucha agua, mínimo 1,5 o 2 litros al día, y evita el exceso de alcohol.
    • Sigue una alimentación rica en frutas y verduras, infusiones, proteínas derivadas del pescado y suplementos de magnesio, antioxidantes y omega 3.
    • Desmaquíllate antes de dormir para lograr una regeneración de los tejidos y evitar un taponamiento de los poros.
    • Lleva un ritmo de sueño adecuado.
    • Aplícate parches descongestionantes. También unas compresas de agua fría durante 5-10 minutos pueden ayudarte, si te levantas con los ojos hinchados.
    • Utiliza cosméticos con efecto flash, ácido retinoico, hialurónico o glicólico.
    • Realízate algún tratamiento médico-estético: mesoterapia, ácido hialurónico, radiofrecuencia… son tratamientos que se pueden realizar antes de algún evento.

    En el Centro Médico Estético Dr. Bline en Madrid disponemos de tratamientos faciales y corporales personalizados. Solicita una cita y analizaremos tu caso.

    Nuestros profesionales te ayudarán a mantener una piel hidratada, luminosa y libre de impurezas.