Beneficios de la IPL

Anteriormente ya te hemos hablado de otros tratamientos faciales como la carboxiterapia o la higiene facial, ideales para rejuvenecer el rostro y eliminar todas marcas que han quedado en nuestra piel como las líneas de expresión, arrugas y manchas generadas por el sol.

En el post de esta semana queremos que conozcas todas las ventajas que tiene el rejuvenecimiento facial con IPL, uno de los tratamientos más utilizados por sus grandes beneficios.  ¿Quieres descubrirlos? 👉¡Sigue leyendo!

La IPL y sus beneficios

La Luz Intensa Pulsada (IPL) es un tratamiento estético que estimula la producción de colágeno al mismo tiempo que elimina la piel dañada y envejecida por el sol.

Consiste en una luz de alta intensidad que cuando entra en la piel determinados pigmentos naturales la absorben y la convierten en calor. De esta forma se eliminan los signos de la edad, manchas del sol o estrés sobre la piel y se consigue un rejuvenecimiento total del rostro.

Se recomienda realizar 3 y 5 sesiones durante el invierno para lucir una piel radiante el resto del año.

También es aconsejable empezar a partir de los 30 años, es decir, comenzar pronto a actuar sobre las primeras arrugas de expresión del entrecejo y las patas de gallo para evitar que se conviertan en arrugas estáticas.

¿Y cuáles son sus beneficios?

Los beneficios de la IPL son muy numerosos. Destacamos algunos de ellos a continuación:

  • Aporta luminosidad al rostro.
  • Difumina las primeras arrugas.
  • Elimina el acné, la rosácea y las manchas faciales.
  • Mejorar la flacidez facial y contraer los poros de la piel.
  • Permite unificar el tono y la textura de la piel.
  • Elimina las venitas de la cara y las cicatrices causadas por el acné y enrojecimiento.
  • Reduce la profundidad de las arrugas.
  • Ayuda a sintetizar nuevo colágeno en la dermis.
  • Aporta un aspecto más joven y descansado al rostro.
Antes y después del tratamiento con IPL

Procedimiento de la IPL

Esta técnica utiliza la energía de la luz para actuar en las capas más profundas de la piel y mejorar de forma gradual la tonalidad y textura de la piel.  

Esta luz arrastra todas las imperfecciones, inclusive las manchas de la piel, y se estimula el colágeno sin producir daño a la epidermis.

El tratamiento debe iniciarse con la piel limpia, sin maquillaje ni cremas. Se realiza utilizando un gel frío sobre la zona que permite la transmisión de la energía de la luz y un sistema de enfriamiento que protege las capas más superficiales de la piel.

Este procedimiento puede durar desde 30 minutos hasta una hora y su recuperación es rápida, aunque tras la sesión puede aparecer un ligero enrojecimiento en la zona, el cual desaparece en unas horas. Los resultados son evidentes desde la primera sesión, pero las mejoras se perciben de manera progresiva a medida que avanza el tratamiento.

Después del tratamiento, el paciente se puede maquillar e incorporar a su vida normal. No obstante, es importante proteger la piel del sol, utilizando SPF 50+ a diario, hidratarla mucho y no utilizar productos con sustancias exfoliantes durante el mes posterior, con el fin de garantizar la durabilidad de aproximadamente 12 meses.

Además, esta técnica permite la aplicación de otros procedimientos como microdermoabrasión (punta de diamante), bioestimulación, radiofrecuencia o peelings, puesto que estos, a diferencia de la IPL, van dirigidas a capas más superficiales de la piel.

En el Centro Médico Estético Dr. Bline en Madrid  disponemos de los mejores tratamientos facialescorporales y antiedad personalizados. 

Solicita una cita para que nuestro equipo de profesionales en medicina estética te asesore acerca del tratamiento que mejor se ajuste a tus necesidades.

Comments are closed.